Sobre el Procedimiento

Una de las formas quirúrgicas de tratar la endometriosis es por medio de la videolaparoscopia, técnica que permite la retirada de todos los focos visibles de la enfermedad.

Realizada por medio de pequeñas aberturas de 1 a 2 centímetros con una micro cámara que se introduce en la región abdominal, nos ha traído muchas ventajas en cuanto al tratamiento de las pacientes desde el punto de vista estético. Además, garantiza también una rápida recuperación en el posoperatorio.

Con el avance de la tecnología, esa modalidad quirúrgica ha evolucionado hasta el punto de ser realizada con robos.

¿Y cómo se da?

Paso 1

En Brasil desde 2008, la cirugía robótica se hace por medio de la plataforma Da Vinci Surgical System. Es allí que el cirujano está completamente cómodo al poder sentarse y obtener las imágenes en 3D de altísima resolución, que son generadas de forma idéntica a la videolaparoscopia.

Paso 2

Esa plataforma posee una consola con joysticks de extrema exactitud, permitiéndole al controlador realizar movimientos con las pinzas acopladas a los brazos robóticos. Ellos poseen una rotación de 360 grados reproduciendo con facilidad los movimientos humanos, siendo capaces de alcanzar, de forma delicada y precisa, las estructuras anatómicas de difícil acceso.

Paso 3

Para dominar la técnica y controlar todo el equipamiento en general, es necesario formar un equipo especializado con cirujanos que hayan pasado por un rígido entrenamiento, y ese entrenamiento tiene que haber sido ofrecido por la misma empresa que inventó el robot.

Con la implantación de la cirugía robótica, la seguridad y la garantía en el éxito de los tratamientos quirúrgicos aumentaron. Todos los protocolos de chequeo le proporcionan ese grado de seguridad al procedimiento. En el caso de que el cirujano se aparte un poco de la consola, los sensores que están ubicados en el lugar en donde se hace el control del sistema, se detendrán automáticamente.

Ese tipo de cirugía fue desarrollada tanto para el beneficio de los propios cirujanos como para el de los pacientes, garantizando una menor pérdida de sangre, la disminución del dolor, un menor riesgo de infección, y que el paciente pueda volver lo más rápido posible a desempeñar sus actividades cotidianas.

Marque una Consulta

El Instituto Crispi le ofrece un excelente diagnóstico y, por ende, también el tratamiento de las enfermedades que requieren una alta complejidad ginecológica.