Sobre la enfermedad

El dolor pélvico crónico (DPC), puede estar representado por diversos tipos de dolor. En general, es suficientemente intenso para interferir en las actividades habituales de la paciente.

Puede cursar también con quejas de molestias urinarias, anorectales y sexuales. Además, la paciente puede referir dolor en otros lugares como en la pelvis o lejos de ella, lo que conlleva a gran cantidad de trastornos musculares y posturales.

En las mujeres con dolor pélvico, la prevalencia de endometriosis puede quedar en la horquilla del 40% al 70%. Otras afectaciones también pueden conllevar al aparecimiento del DPC, como por ejemplo: adenomiosis, miomas, adherencias pélvicas, entre otras enfermedades presentes en la vejiga, intestino, etc.

Por lo tanto, los pacientes con sospecha de dolor pélvico crónico, deben ser evaluados de forma multidisciplinaria. Aquí en el Instituto Crispi, además de las soluciones quirúrgicas para el tratamiento de las enfermedades que conllevan al DPC, nuestras pacientes también cuentan con los vastos recursos de la fisioterapia pélvica, psicología y clínica del dolor.

Acciones Sociales

Preocupado con los devastadores efectos de la enfermedad, el Instituto Crispi está al frente de una de las más importantes campañas nacionales por la concienciación de la endometriosis.

Marque una Consulta

El Instituto Crispi le ofrece un excelente diagnóstico y, por ende, también el tratamiento de las enfermedades que requieren una alta complejidad ginecológica.