Sobre la enfermedad

La endometriosis es una enfermedad que consiste en la presencia del endometrio en lugares que se encuentran fuera del útero. El endometrio, a su vez, es la capa interna del útero, que se renueva mensualmente por medio de la menstruación.

La endometriosis es una enfermedad más frecuente de lo que se piensa. Se estima que un 15% de las mujeres entre 15 y 45 años, poseen la enfermedad. Ese porcentaje aumenta hasta un 70% cuando la mujer presenta un historial de infertilidad o dolor pélvico.

Los lugares más afectados por la endometriosis son: ovarios, fondo de saco de Douglas (atrás del útero), fondo de saco anterior (delante del útero), ligamientos que sustentan el útero, trompas, septo recto-vaginal (tejido entre la vagina y el recto), intestino, vejiga, y la pared pélvica.

La endometriosis puede cursar de diversas maneras, pero su principal síntoma es la cólica menstrual, que puede interferir en la vida social y en el trabajo, pudiendo cursar también con dolores que no estén contemplados en el período menstrual y con dolores en las espaldas. La vida conyugal puede estar siendo perjudicada por los quejidos de dolor en la relación sexual y por la infertilidad, que se define por la falta del embarazo después de un año de actividad sexual sin el uso de anticonceptivos.

La teoría que más se acepta para justificar el desarrollo de la enfermedad es la de que, al momento de la menstruación, parte del volumen da sangre eliminado pasa por las trompas y cae dentro de la barriga. Esa sangre contiene células que tienen la capacidad de crecer en diversas regiones de la cavidad abdominal. Por eso, cuando el sistema inmunológico que es el responsable de la defensa del organismo, no logra eliminar esas células, ellas pueden instalarse y proliferar, conllevando al establecimiento de la enfermedad.

Existen algunos exámenes disponibles que nos ayudan en el diagnóstico de la enfermedad, pero solo podemos estar seguros de la presencia de células endometriales en lugares no fisiológicos, a través del análisis histopatológico, o sea, con una biopsia de tejido.

Como ya se dijo, la endometriosis es una de las causas de la infertilidad. Por eso, el tratamiento de la enfermedad logra aumentar las chances de un embarazo próspero en aquellas pacientes que no logran gestar en razón de la enfermedad, tanto espontáneamente, como por medio de las técnicas de fertilización asistidas, por ejemplo, la inseminación artificial y la fertilización in vitro.

Básicamente, existen dos modalidades terapéuticas para el desarrollo de esa enfermedad: los métodos hormonales y los métodos quirúrgicos. Al tratarse de una mejoría en la fertilidad, el tratamiento quirúrgico es el mejor método, porque logra aumentar significativamente las tasas de embarazo en cualquier etapa de la enfermedad en hasta un 50%, con la retirada de todo el tejido endometrial ectópico presente en la cavidad abdominal.

En los casos más graves, en donde la operación podría no ser capaz de restaurar la fertilidad, las técnicas de reproducción asistida surgen como la única solución posible. Es importante remarcar aquí que mientras más edad se tenga, peores serán los resultados del tratamiento de esa enfermedad para la paciente. Así, pacientes con más de 35 años, y que son infértiles por la presencia de la endometriosis, no deben retardar mucho el tiempo de la intervención terapéutica.

Marque una Consulta

El Instituto Crispi le ofrece un excelente diagnóstico y, por ende, también el tratamiento de las enfermedades que requieren una alta complejidad ginecológica.