Sobre la enfermedad

Los pólipos endometriales representan una enfermedad muy frecuente en la población femenina con síntomas inespecíficos. En realidad, la mayoría de los pólipos cursa de forma asintomática. En las mujeres que están en el período pos menopausia, cerca del 75% de los casos no acusan ningún síntoma.

Los pólipos endometriales son tumores benignos, que pueden convertirse en malignos (chances del 1% al 2%), oriundos del tejido endometrial en la cavidad uterina. De acuerdo con el Tratado Crispi, pueden cursar con sangramiento excesivo o, en casos asintomáticos, por medio de un hallazgo accidental a la hora de la realización del examen de ultrasonido, en razón de otras indicaciones.

En algunos casos, y dependiendo del tipo y del tamaño, los pólipos pueden incluso dificultar el embarazo. Su prevalencia en la población femenina varía (entre 7,8% a 25%), siendo comunes en pacientes con edad avanzada.

Su diagnóstico se realiza por medio de la histeroscopia, examen de visualización directa del cuello y de la cavidad uterina. La histeroscopia posee una modalidad llamada see and treat, que es muy ventajosa para las pacientes porque permite no solo el diagnóstico, sino también el tratamiento.

La técnica histeroscópica utilizada para la retirada de los pólipos es la polipectomía, que puede hacerse en el ambulatorio o en quirófano, con el uso de una pinza, tijera o algún medio de energía.

Marque una Consulta

El Instituto Crispi le ofrece un excelente diagnóstico y, por ende, también el tratamiento de las enfermedades que requieren una alta complejidad ginecológica.